lunes, 5 de enero de 2009

Mulier


















































Porque ya no soy tuya.

La siguiente propuesta expositiva aborda la feminidad desde un punto de vista vergonzante. Ese es el sentimiento que debería irrumpir en nuestras mentes cuando escuchamos de una forma tan reiterada locuciones como “violencia de género”, “violencia hacia mujeres” o “violencia machista”. Son denominaciones que han ingresado poco a poco, aunque sin pausa, en el mensaje contemporáneo y que nunca deben ser asimiladas e interiorizadas y así no amputarles su capacidad de impacto.

Mi obra surge para ingresar en un imaginario que el homo imago actual puede poner a su disposición. Hoy en día el mundo es imagen, las imágenes han tomado posición/posesión y pasan a formar parte de un intrincado proceso reflexivo. En este punto yo me cuestiono si es uno de los pocos mecanismos efectivos. Mi propuesta expositiva aborda, en clave satírica, la que yo considero la causa más obscena de cualquier tipo de maltrato, el poder ejercido sobre un igual que en ese momento deja de serlo.

La obra intenta hablar de esta posesión descontextualizándola de los tradicionales ámbitos físicos o psicológicos para transformarla en algo mucho más evidente. El libro o las piezas de joyería podrían ser el estado último al que aspira el maltratador; son el poder definitivo sobre la imagen que antes era vida, que estaba dotada de movimiento, que era, más bien, un holograma. Los trozos de piel o de carne deben comparecer y enfrentársenos uno a uno como si se tratase de un duelo. Son el resultado de un proceso de sinécdoque en el que el cuerpo se ha desmontado como forma explícita de denuncia.

En una búsqueda incesante de posesión del contrario el holograma se transformará en joya, se congelará en calidad de fetiche. De la misma forma la piel se materializa en tapiz cuyas páginas la actualidad va pasando en forma de cifras

74 muertas en 2007

73 muertas en 2008

2 denuncias

48 horas

47’2% extranjeras

y un largo etcétera...







4 comentarios:

Arboska dijo...

Madre mía. Qué maravilla...

Elvi54 dijo...

Produce repulsión. Supongo que el arte debe estar fuera de la presión mediática, pero este trabajo lo querrían tener algunas asociaciones. Cómo te lo curras...

Thorkell dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antoñita la Fantástica dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.